Trump ha retrasado indefinidamente su juicio penal del 6 de enero. Cientos de sus seguidores no han tenido tanta suerte.

Photo of author

By journalsofus.com


WASHINGTON— Donald Trump Es posible que nunca enfrente un juicio federal en relación con el ataque al Capitolio de los Estados Unidos, pero cientos de sus partidarios ya han visto consecuencias que alteraron sus vidas por sus acciones en apoyo de sus mentiras electorales el 6 de enero.

El expresidente ha hecho todo lo posible para retrasar su juicio penal en Washington, DC, y sus abogados argumentan que él es inmune al procesamiento y que obligarlo a abandonar la campaña de 2024 para montar su propia defensa equivaldría a una interferencia electoral.

Pero los otros 950 que han sido condenados por delitos relacionados con el 6 de enero en los tres años transcurridos desde el ataque al Capitolio de Estados Unidos no han podido presentar esos argumentos para retrasar sus casos. Unos 500 acusados ​​han sido condenados a períodos de prisión que van desde unos pocos días tras las rejas hasta 22 años en prisión federal. Cientos de casos más continúan avanzando en los procedimientos en el Tribunal Federal E. Barrett Prettyman, no lejos del Capitolio, y en línea “cazadores de sedición” han identificado al FBI cientos de alborotadores adicionales que no han sido arrestados. El plazo de prescripción expira en unos 21 meses, en enero de 2026.

Originalmente, Trump iba a ser juzgado ante la jueza de distrito estadounidense Tanya Chutkan ahora mismo, en marzo, el cuatro cargos federales relacionado con el ataque del 6 de enero. Pero su estrategia de retraso ha dado sus frutos y el caso ha continuado pausa desde diciembre. La del Tribunal Supremo decisión el mes pasado para escuchar argumentos orales en abril sobre la decisión de Trump reclamaciones de inmunidad presidencial ha dejado el El futuro de su juicio federal por interferencia electoral está en duda.

Si bien Trump podría ir a juicio el cargos no relacionados en Nueva York El próximo mes, no está claro si sus otros tres casos penales, incluidos dos relacionados con sus esfuerzos por revertir su derrota electoral de 2020, llegarán a juicio antes de las elecciones. Si Trump es reelegido presidente, es casi seguro que intentará despedir a abogado especial jack smith o nombrar funcionarios del Departamento de Justicia que lo harían.

Habría un precedente para abandonar el caso, o al menos suspender el procesamiento: el visión de larga data de la Oficina de Asesoría Jurídica del Departamento de Justicia ha sido que no se puede acusar a un presidente actual. dijo en un opinión de 2000 que “el procesamiento penal de un presidente en ejercicio socavaría inconstitucionalmente la capacidad del poder ejecutivo para desempeñar las funciones que le asigna la constitución”.

Mientras tanto, muchos acusados ​​del 6 de enero en Washington continúan señalando el marcado contraste entre cómo los casos de ataque al Capitolio cambiaron sus vidas y cómo se desarrollaron los cargos contra Trump. En audiencias de sentencia y juicios penales, los abogados de los acusados ​​del 6 de enero han destacado la falta de sanciones penales para los proveedores de mentiras de alto perfil de las elecciones de 2020, incluidos Trump y sus aliados, incluso cuando sus clientes enfrentan las consecuencias.

Las palabras de Trump y las mentiras electorales en el período previo al ataque al Capitolio continúan resonando en el tribunal federal de Washington. La semana pasada, en el juicio de Antonio LaMotta, Washington, DC, el oficial de policía Christopher Owens testificó que las fuerzas del orden hicieron que los partidarios de Trump les gritaran en la cara ese día. Algunos afirmaron que amaban a los oficiales, dijo, y otros los llamaron traidores, todo mientras la policía era atacada con spray para osos y vehículos 2×4. Describió los inquietantes cánticos de “Estados Unidos” y “detengan el robo” (ese era “un gran mensaje”, dijo) y la gente gritando sobre ahorcar al entonces vicepresidente Mike Pence.

Antonio LaMotta.  (Departamento de Policía Metropolitana a través de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos)

Antonio LaMotta. (Departamento de Policía Metropolitana a través de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos)

Había “360 grados de alborotadores que intentaban atacarte en todas direcciones”, dijo Owens.

LaMotta, quien se declaró inocente de cinco cargos, incluido un delito grave de desorden civil, fue condenado anteriormente por cargos de posesión de armas de fuego por presentarse armado afuera de un lugar de conteo de votos en Filadelfia en una Hummer lleno de municionesque llevaba una pegatina de QAnon, en honor a Trump destacó la ciudad con sugerencias infundadas de fraude electoral y corrupción. Se espera que el juez de distrito estadounidense Jia Cobb emita un veredicto en el caso de LaMotta el 6 de enero en una audiencia a las 2:30 pm del jueves.

En las últimas semanas, varios acusados ​​del 6 de enero han invocado a Trump al tratar de explicar su comportamiento ese día.

Una abogada de una inmigrante vietnamita que “huyó” a Estados Unidos cuando tenía 19 años dijo que su cliente “poco sofisticado” pensó que necesitaba venir a Washington para evitar una toma comunista del país, en parte debido a su “comprensión limitada del idioma inglés”. .”

“Fui a Washington en respuesta al llamado de Trump en las redes sociales”, escribió el acusado, Nhi Ngoc Mai Le. “Ya no tengo miedo. Ahora tengo diferentes objetivos en los que concentrarme. Quiero priorizar la familia y la carrera, en lugar de seguir la política. Sé que Biden es el presidente legítimo de los Estados Unidos. Siento vergüenza y remordimiento. Es vergonzoso. Amo profundamente a este país”.

Capitolio de los alborotadores 6 de enero (Tribunal de Distrito de EE. UU.)

Capitolio de los alborotadores 6 de enero (Tribunal de Distrito de EE. UU.)

Chutkan condenó a Mai Le a 10 días de prisión y una multa de 1.000 dólares. Permitió que Mai Le retrasara su sentencia porque acababa de tener un bebé.

un abogado para Colton McAbeeun ex agente de la ley que fue sentenciado a casi seis años de prisión federal por agredir a la policía el 6 de enero, argumentó que McAbee “siguió las demandas del presidente” de ir al Capitolio.

“El presidente en ejercicio reunió a la turba, la dirigió al Capitolio y les dijo que ‘lucharan como el infierno’”. El abogado de McAbee escribió. “No se puede considerar la gravedad de las acciones de la mafia el 6 de enero sin considerar que cada una de esas personas estaba allí porque varios de los líderes de nuestra nación les dijeron que estuvieran allí”.

Un abogado de Jessica Reyher, una “madre devota y apacible de cuatro hijos” que fue acusada junto con su esposo, dicho que ni siquiera votó por Trump (votó por un tercer partido) pero que “ella y su esposo habían creído las mentiras que el presidente y otros líderes políticos habían estado difundiendo de que las elecciones de 2020 fueron injustas debido al fraude”. Terminaron dentro del túnel inferior oeste, donde tuvieron lugar algunos de los peores actos de violencia.

“Cuando líderes poderosos, incluido el propio presidente, y los llamados medios de comunicación están difundiendo la ficción, difícilmente se puede culpar a Jessica, graduada de la escuela secundaria y madre de cuatro hijos, por creer las mentiras”, escribió el abogado de Reyher ante el juez Reggie B. Walton la condenó a 90 días de prisión.

Los arrestos continúan

Continúan llegando nuevos arrestos. Este mes, Lance Ligocki fue arrestado en Illinois, y las autoridades federales alegaron que atacó a los agentes con una bandera de Trump mientras sostenía un cartel de “detengan el robo” en la otra mano. La semana pasada, influencer conservador Isabella DeLuca fue arrestaday el FBI dijo que ella ayudó a robar una mesa a través de una ventana rota que luego se usó para agredir a los oficiales.

Lance Ligocki sostiene una estatua mientras está sentado en un automóvil.  (Tribunal de Distrito de EE. UU.)

Lance Ligocki sostiene una estatua mientras está sentado en un automóvil. (Tribunal de Distrito de EE. UU.)

Varios otros acusados ​​del 6 de enero comparecieron ante la corte la semana pasada, media docena de los cuales admitieron su culpabilidad como parte de acuerdos de declaración de culpabilidad con el gobierno.

Benjamín Heffelfinger aceptado viajó a Washington desde Ohio con su padre y escaló un muro en el lado oeste del Capitolio antes de entrar al edificio.

Dylan Bowling y Marissa Bowling, una pareja de Alabama, aceptado Pasaron por alarmas a todo volumen y vidrios rotos cuando entraron al Capitolio, luego mintieron a las autoridades cuando fueron interrogados sobre su participación en el ataque al Capitolio.

Clive Kincaid aceptado Avanzó hacia los agentes incluso después de haber sido alcanzados por seis balas de goma y finalmente pasó 25 minutos dentro del edificio. (Kincaid, según su declaración de ofensa, “trató de calmar a otros alborotadores”, pero admitió que sabía que no tenía permiso para permanecer en los terrenos del Capitolio y entrar al edificio).

tony gill aceptado subiendo al Capitolio a través de una ventana rota cerca del mismo túnel inferior oeste en el que terminaron los Reyher.

Spencer Offman, arrestado en el estado de Washington en diciembre, se declaró culpable de ingresar a un edificio o terreno restringido y admitió que ingresó al Capitolio a través de una ventana rota. Los documentos de la acusación mostraron que el FBI investigó originalmente a Offman en 2021, pero él negó haber ido más allá del estacionamiento del Capitolio y la investigación se cerró. Pero un informante se puso en contacto con el FBI con fotografías que mostraban a Offman manejando una barricada y el gobierno reabrió la investigación.

Adam Kovsky, quien fue arrestado en Michigan en diciembre, compareció virtualmente ante una sala del tribunal con un único reportero en la galería, admitiendo que tomó trozos de madera de muebles rotos dentro del Capitolio.

El mismo día que Trump compareció ante el tribunal.

Trump llegó a un acuerdo con la oficina del fiscal especial para comparecer ante el tribunal en su caso del 6 de enero en agosto en lugar de ser arrestado en su casa o lugar de trabajo. Apenas unas horas antes de que hiciera esa aparición inicial, donde ingresó Tras declararse inocente, el FBI arrestó al sospechoso de disturbios Mario Mares en Texas.

A diferencia de Trump, Mares estuvo detenido en prisión preventiva durante meses, después de que un juez federal en Texas ordenara su detención. Los fiscales citaron los alarmantes mensajes de Mares en las redes sociales: “¡¡¡TE VAMOS A ENCONTRAR Y NOSOTROS, LAS PERSONAS SIN MISERICORDIA, TE VAMOS A AHORCAR O EJECUTAR!!!” – así como la acusación subyacente que formó la base de los cargos en su contra: que el bulto en su cadera derecha en el Capitolio el 6 de enero era una pistola semiautomática negra.

Trump ha afirmado repetidamente (falsamente) que sus partidarios estaban desarmados. Varios acusados ​​han sido condenados por portar armas en el Capitolio, además de las decenas y decenas de alborotadores que utilizaron otros objetos para agredir a los agentes. Un partidario de Trump, ahora uno de la fracción de acusados ​​del 6 de enero detenido antes del juicio – fue recientemente cargado con dos disparos desde el andamio de la plataforma de inauguración.

Finalmente se ordenó la liberación de Mares con condiciones, pero tardó meses en resolverse.

“Si bien el Tribunal está preocupado por las publicaciones del acusado en las redes sociales y la grave acusación de que llevó una pistola al Capitolio, esas acciones no violentas no persuaden al Tribunal de que representa tal peligro que ninguna combinación de condiciones de liberación podría garantizar la seguridad pública”. La jueza de distrito estadounidense Ana Reyes ordenado en noviembre.

La orden se produjo después de que los partidarios de Mares escribieran que era un cristiano devoto.

“No sé cómo se sentiría Jesús al amenazar con matar y ejecutar a la gente, pero, ya sabes, supongo que cada uno con lo suyo”. Reyes dijo en una audiencia de detención, señalando que algunas de las publicaciones violentas de Mares se produjeron en la víspera de Navidad de 2020.

Su juicio ahora está programado para el 16 de septiembre. Para Mares, al menos, es probable que se emita un veredicto antes del día de las elecciones.

Este artículo fue publicado originalmente en NBCNews.com

Leave a comment